14 marzo 2018

¿Suspensiones Máximas, Intermitentes (Repeaters) o combinarlas, que programa de 8 semanas es más efectivo para aumentar la fuerza de agarre en escaladores deportivos?



English version

La anterior entrada fue la primera que dediqué al método de Suspensiones intermitentes. Expliqué el por qué denominarlo así en vez de Repeaters y también aproveché para exponer la INTRODUCCIÓN del primero de mis trabajos que evaluaron los efectos de este método sobre la fuerza y resistencia de dedos respecto a otros: el que presenté en el  III congreso de investigación en escalada de la IRCRA celebrado en 2016 en Telluride (USA). Hoy, tal como prometí, seguiremos explicando el resto del estudio pasando por el resto de sus partes:

Objetivos, Métodos, Resultados, Discusión y Aplicaciones Prácticas (INFOGRAFÍA RESUMEN al final de la entrada).

Dado que en el anterior enlace tenéis el acceso al artículo publicado en las actas del congreso, en esta entrada no me dedicaré a copiarlo tal cual, sino a ampliarlo un poco para contaros todo con un poco más de profundidad a excepción de la introducción, que ya la tenéis en la anterior entrada. Como sabéis, la extensión de un artículo presentado a un congreso siempre está limitada a un breve espacio. En este caso, a solo 2 páginas.
Comenzando la presentación del artículo: "Comparison of the Effects of Three Hangboard Training Programs on Maximal Finger Strength in Rock Climbers" en Telluride (Colorado, USA) en el II IRCRA congress
Foto: Real Life Photographs



OBJETIVOS
Comparar los efectos sobre la fuerza de agarre, de un programa de 8 semanas de Suspensiones Máximas (SuspMáx_SuspMáx) respecto a uno de Suspensiones Intermitentes (SuspInt_SuspInt) y otro que combine Suspensiones máximas con Suspensiones Intermitentes (SuspMáx_SuspInt).

MÉTODOS

Medios
El aparato utilizado para entrenar y realizar los tests fue el descrito y usado previamente por López-Rivera y González-Badillo (2012), que consistió en una tabla con forma de regleta cuya profundidad podía ser regulada con precisión de milímetros (Dimensiones 500x250x24 mm; por Eva López y Dafnis Fernández, 2004; licencia Creative Commons)

Participantes
Después de haber sido informados por escrito de los objetivos, características y riesgos del estudio, veintiseis escaladores en roca (23 hombres, 3 mujeres) con nivel medio de grado encadenado en los 6 meses previos de 7c+/8a (mín 7a, máx 9a); 31,7 años de edad y que llevaban 11,7 años escalando, fueron seleccionados en base a unos requisitos establecidos previamente:

a) Llevar más de 2 años escalando.
b) Estar en activo, es decir, haber estado escalando y escalando habitualmente en los 6 meses previos.
c) No haber realizado suspensiones para entrenar en los 4 meses previos.
d) Tener un grado encadenado superior a 7a.
e) Tener más de 25 años.
f) No tener  ninguna lesión o enfermedad que te imposibilite la realización de un entrenamiento físico intensivo.

Después, los participantes firmaron el documento de consentimiento y se les pidió que no cambiaran sus hábitos diarios, ni practicaran ninguna actividad física ni entrenamiento adicional al sugerido en el estudio durante el tiempo que durara la intervención.

Procedimientos
Test de Fuerza (TF)
Fue el mismo propuesto por los autores anteriores, quienes hicieron un estudio de fiabilidad. La validez del diseño fue comprobada tras observar la correlación positiva significativa entre el resultado en el test de fuerza y grado encadenado (r = 0.51; p < 0.001). El TF se realizó antes de empezar la intervención, tras las primeras 4 semanas de entrenamiento o semana 5ª y en la semana 9ª tras finalizar la 8ª semana de entrenamiento (ver figura inferior). La recogida de datos tuvo lugar en el rocódromo del Club Vertical (Toledo).

Previamente al día del test, se guardó un reposo deportivo de 24 horas y el entrenamiento realizado 48 horas antes fue suave. Cada participante fue informado de las condiciones y normas del test y  había aprendido la postura correcta de suspensiones. Los tests se realizaron siempre a la misma hora del mismo día de la semana y en similares condiciones de humedad y temperatura. Previamente se realizó un calentamiento estandarizado de un mínimo de 15 minutos que en general consistió en movilizaciones de cuello, hombros, brazos, muñecas, dedos, tronco, cadera y piernas; continuando con una parte específica consistente en 3-5 series de suspensiones progresivas en tamaño de regleta (20 a 15 mm, dependiendo del nivel de cada deportista) progresando de 10 a 20 segundos con pausas de 2 a 3 minutos. Durante los cinco minutos de recuperación después del calentamiento y antes del TF se tomaron las medidas antropométricas de peso y altura. Después se realizó el TF.

El TF consistió en colgarse de una regleta de 15 mm, usando el agarre de semiarqueo, con los brazos extendidos y con el máximo lastre soportado durante 5 segundos. La carga se determinó del modo siguiente: Por tanteo se eligió una primera carga con la que el sujeto pudiera soportar 15-20 segundos.  Después de 5 minutos de descanso tras cada intento, se fue aumentando la carga con incrementos de 10 a 5 kilos según la dificultad observada. Con el fin de prevenir los efectos de la fatiga, se trató de alcanzar la carga máxima en un tope de 5 intentos. Cuando el sujeto no podía soportar los 5 segundos manteniendo el contacto de los cuatro dedos en el agarre, flexionaba los brazos o modificaba el ángulo de sus hombros o cadera con el tronco, el test se daba por finalizado y se registraba la última carga soportada.

Se eligió el tipo de agarre de semiarqueo por ser el más utilizado para el agarre de presas pequeñas en escalada (Bollen, 1988; Schweizer, 2001, Quaine y Vigouroux, 2004, Watts, 2004), siendo el tamaño una de las características de las presas de las secciones más intensas de las vías de dificultad (Quaine y Vigouroux, 2004, Watts, 2004), junto a su forma y textura. Por último, se eligieron las suspensiones de dedos por haberse considerado por diferentes autores como un ejercicio específico de escalada (Vigouroux y col., 2006; Watts y col., 2008), además de aquel popularmente practicado por los escaladores en sus entrenamientos.
Michaela Kiersch entrenando en el First Ascent Avondale climbing gym (Chicago). Foto: Musenpet.  Fuente: Facebook

Diseño experimental
En base a los resultados obtenidos en el TF, se asignó aleatoriamente a los participantes a cada uno de tres grupos de entrenamiento de suspensiones usando el método ABCCBA:

1- SuspMáx_SuspMáx: Consistió en realizar de la semana 1 a la 4, 3 a 5 series de suspensiones de 10 segundos sobre una regleta de 18 mm con un lastre tal (MáxL) que permitiera estar 13 segundos hasta al fallo (carácter del esfuerzo = 3; término propuesto por González-Badillo y Gorostiaga en 1993) , descansando 3 minutos entre series.
En las siguientes 4 semanas se usó la misma configuración de series, tiempo de suspensión y reposo entre series. La diferencia estuvo que las suspensiones eran sin lastre de la regleta más pequeña que se pudiera aguantar durante 13 segundos (RegMín).

El calentamiento específico consistió en 3-4 series de calentamiento con cargas progresivas en lastre o tamaño de regleta (50-90% de la carga utilizada en la anterior sesion de entrenamiento). La determinación de la carga de entrenamiento se realizó de la forma siguiente en la primera serie del primer día: Se elegía un número de kilos o un tamaño de regleta que permitiera aguantar un tiempo de 13 segundos. Si el sujeto percibía que durante alguna serie no iba a poder cumplir dicho margen, añadía o retiraba lastre (2-5 kg en función del peso corporal) o elegía un mayor o menor tamaño de regleta (1-2 mm en función del esfuerzo percibido) con el fin de mantener la carga constante. Durante las series siguientes, seguía controlando la carga con el mismo procecimiento. Como referencia, el sujeto más fuerte llegó a utilizar 55 kg, o 5 mm, y el menos fuerte, 5kg o 10 mm.
Presentando en Telluride. Gracias a Kaycee Joubert, de Real Life Photographs por tomar esta foto y a Shauna Coxsey por permitirme usar la suya!

2- SuspInt_SuspInt: Realizaron durante las primeras 4 semanas, 3 a 5 series de 4 suspensiones de 10 segundos cada serie sobre la mínima regleta (RegMín) de  la que aguantaran todo el volumen, con 5 segundos de reposo entre cada suspensión de cada serie, y 1 minuto entre series, debiendo acabar al fallo o cerca del mismo en la última repetición de la última serie. Las siguientes 4 semanas se aumentó el nº de suspensiones por serie de 4 a 5.

En este método, el calentamiento consistió en realizar 4-5 series progresivas en profundidad de regleta de 10 segundos de suspensión y 5 segundos de recuperación, respectivamente. Para la primera serie del calentamiento se eligió aquel tamaño de regleta de la que el sujeto calculara que podría suspenderse cerca de 1 minuto, o unos 5-10 mm mayor que la regleta de entrenamiento utilizada en la anterior sesión. La regleta de entrenamiento para la primera sesión fue para cada sujeto, aquella de la que eran capaces de soportar alrededor de 30 segundos máximos.

La carga se manejaba de modo similar al descrito en los anteriores métodos: si a lo largo de las repeticiones se percibía que no se iban a poder completar todas las repeticiones de una serie o por el contrario, que no se iba a llegar cerca del fallo en la última repetición de la última serie, se debía cambiar a una regleta que se ajustara a dicho fin (más pequeña o más grande). Como referencia, la regleta más pequeña utilizada en los entrenamientos fue la de 8 mm y la más grande, la de 22 mm

3-SuspMáx_SuspInt: Realizaron una combinación de los métodos anteriores. En las primeras 4 semanas hicieron el método con lastre (MáxL) usado por el grupo 1. En las siguientes 4 semanas hicieron 3 a 5 series de 4 suspensiones de 10 segundos sobre la mínima regleta (MED) de  la que aguantaran todo el volumen, con 5 segundos de reposo entre suspensiones de cada serie y 1 minuto entre series. El ajuste de la carga para cada método fue como se ha descrito anteriormente.

En todos los métodos, el tiempo de suspensión era el mismo: 10 segundos, así como el número de series: de 3 a 5. Otra característica esencial, común entre ellos, era que cada participante debía ejercer un continuo ajuste de la carga a lo largo de las repeticiones y series, o bien añadiendo o disminuyendo el lastre o reduciendo o aumentando el tamaño de regleta, con el fin de mantener la carga, en este caso la intensidad relativa, constante. 

Sin embargo, la diferencia entre los distintos métodos estuvo en el volumen de suspensiones total o tiempo total de entrenamiento (30 a 50 segundos en SuspMáx respecto a 120 a 250 segundos en SuspInt) y el tiempo de reposo entre series o repeticiones. Además, en el método de SuspMáx se dejó un margen de 3 segundos sin cumplir hasta el fallo, mientras que en SuspInt debía acabarse la sesión al fallo.

Las razones de por qué se eligió un tiempo de suspensión de 10 segundos en cada método, así como del ratio 10 segundos de suspensión, 5 segundos de reposo y 1 minuto entre series para las SuspInt, las puedes encontrar en la anterior entrada.

Programa de Entrenamiento
Entrenamiento de suspensiones
Para cada grupo de entrenamiento, la configuración de series, tiempo de suspensión y tiempo de reposo entre suspensiones a lo largo de las semanas fue el siguiente:

Entrenamiento físico-técnico
Hay que destacar que en el estudio, los y las participantes no solo entrenaban mediante suspensiones, sino que como ocurre en la vida real de cualquier deportista, este ejercicio fue incorporado dentro de su plan de entrenamiento semanal y por tanto, añadido al físico-técnico realizado en el rocódromo. El plan de entrenamiento completo consistió en un macrociclo concentrado de 8 semanas (diseño ATR, estilo de periodización por bloques; añadido el 20/03/2018) estandarizado, aunque personalizado, que incluyó todos los contenidos. Fue elaborado y supervisado por la entrenadora de escalada Eva López.

El entrenamiento de suspensiones se hizo 2 días por semana (lunes y miércoles) y al principio de cada sesión, siempre después de un calentamiento estandarizado descrito anteriormente. Tras 15 minutos de descanso de las suspensiones, se realizó el entrenamiento en el rocódromo, pudiendo consistir, según el mesociclo, en acondicionamiento físico como series de repeticiones máximas o submáximas de dominadas, ejercicios de core; métodos fraccionados extensivos, intensivos o de repeticiones a vías y bloques, etc.

Se entrenaba en rocódromo de lunes a jueves y los fines de semana se escalaba en roca. A los participantes se les indicó que debían realizar 1-2 vías de calentamiento y 1-2 vías cercanas a su máximo nivel, lo cual era comprobado gracias a la entrega de feedback diario.
Eva López. Rocódromo del Club Vertical (Toledo). Foto: Javipec

ANÁLISIS ESTADÍSTICO
Se halló la estadística descriptiva (medias y desviaciones típicas) de  edad, años de entrenamiento, altura, peso, nivel deportivo en los últimos 6 meses y de los resultados en el test de fuerza. Se aplicó un ANOVA de medidas repetidas con el ajuste de Bonferroni para comprobar las diferencias intra e intergrupos en fuerza. También se aplicó la correlación de Pearson para comprobar la relación entre variables y se calculó y definió el tamaño del efecto (TE) para comprobar los cambios intragrupo (Hedges y Olkin, 1985). Se definió un TE < 0.25  como trivial, de 0.25-0.50 pequeño, de 0,50-1 moderado y > 1 grande, según la escala propuesta por Rhea (2004) para intervenciones de entrenamiento de fuerza en deportistas muy entrenados. 

RESULTADOS
Las diferencias entre grupos en TF no fueron significativas ni antes de empezar el entrenamiento, ni después de 4 y 8 semanas de entrenamiento. Sin embargo, es destacable el 28% de aumento en TF después de 8 semanas de entrenamiento obtenido con SuspMáx_SuspMáx, que solo alcanzó significatividad estadística en este grupo (p < 0,05); así como que la mayor mejora a las 4 semanas se observó en los grupos que usaron SuspMáx con lastre frente al que entrenó con SuspInt  (15% y 20% por el grupo 1 y 3, respectivamente, respecto a un un 4,6% del grupo 2).
El segundo resultado interesante fue que el grupo de SuspInt_SuspInt obtuvo cambios triviales en fuerza a las 4 semanas (4,6%), pero éstas se triplicaron a las 8 semanas (13,9%), llegando a ser similares a las observadas con SuspMáx tras solo 4 semanas.

Por último, el grupo que cambió a SuspInt en la 5ª semana, perdió casi un 7% de las mejoras obtenidas con SuspMáx al cambiar a SuspInt.

DISCUSIÓN
Para nuestro conocimiento, este es el primer trabajo que ha comparado los efectos sobre la fuerza de agarre de un programa de SuspMáx, respecto a uno de SuspInt y respecto a una combinación de ambos, en escaladores deportivos experimentados (media de grado encadenado de 7c+/8a, 12 años de experiencia). El programa que resultó más efectivo a las 4 y a las 8 semanas de entrenamiento fue el de SuspMáx_SuspMáx, siendo el único grupo en el que las mejoras fueron significativas  en TF3 (p < 0,05)

CAMBIOS A LAS 4 SEMANAS
Las tempranas mejoras a las 4 semanas después de usar SuspMáx con lastre se pueden atribuir a a mejoras de tipo neural (Hakkinen y Komi, 1985a; Hakkinen y col., 1998; Sale y col., 1998) y son similares al 15-18% de aumento en fuerza obtenido tras 4 a 6 semanas de la aplicación de un entrenamiento isométrico similar al nuestro (series de 3 a 10 segundos, intensidad >80% MCV y pausa completa) en los trabajos de Ikai y Fukunaga (1970), Cannon y Cafarelli (1987) y Davies y col. (1988) en personas previamente no entrenadas. En la misma linea, Judge y col. (2003) obtuvieron un 15% de mejora en la fuerza máxima isométrica en lanzadores tras un entrenamiento en el que se incrementaba el volumen e intensidad a lo largo de 16 semanas, aunque en este caso con ejercicios dinámicos y no estáticos como en nuestro estudio.

No hemos encontrado ningún trabajo en el que se haya comprobado los efectos de un entrenamiento estático con sobrecargas en deportistas entrenados similar al nuestro. Sin embargo, en entrenamiento dinámico sí hay numerosos estudios que también han registrado este aumento de fuerza después del uso de sobrecargas en deportistas. Hickson y col. (1988) encontraron un 30% de mejora significativa en 1 RM en ciclistas que utilizaron 3 x 5 RM en ejercicios de fuerza durante 10 semanas. Esta mejoras superiores a las encontradas por nosotros se pueden explicar por la mayor duración de la intervención, así como que estos deportistas tal vez no hubieran entrenado antes la fuerza en las piernas aunque estuvieran muy entrenados en resistencia específica, si bien los autores no mencionan nada al respecto.

En el único trabajo que hemos encontrado que ha evaluado el efecto de un programa de 4 semanas de suspensiones por Medernach et al. (2015), el grupo de boulderers aumentaron significativamente más el tiempo hasta la fatiga con un lastre máximo correspondiente a 6 segundos colgados de una regleta de 19 mm respecto al grupo que solo utilizó entrenamiento de boulder, que también obtuvo mejoras significativas en dicho test respecto a su nivel inicial (12,5 ± 2,5 segundos, respecto a 8,6 ± 2,0 segundos, respectivamente). Sin embargo, estas mejoras no son comparables a las nuestras, ya que el test fue diferente, así como el diseño y la intervención, que no consistió en comparar programas de suspensiones, sino un grupo control que no realizó suspensiones frente a otro que realizó una combinación de 1 día de SuspMáx y otros 2 de SuspInt  por semana. Además, los programas de suspensiones no eran puramente de trabajo de la fuerza de dedos, sino que incluían bloqueos y dominadas.

Efectos de las suspensiones Intermitentes a las 4 semanas

El grupo que entrenó con SuspInt tan sólo mejoró un 4,6% la fuerza en las primeras 4 semanas. Algunas posibles explicaciones a esto pueden ser que no se usó lastre o que la intensidad utilizada fue menor que en los otros grupos, factores que se ha comprobado que están relacionados con el aumento de la fuerza máxima en deportistas entrenados como los de nuestro estudio (Hakkinen, 1994; Tan, 1999; Fry, 2004; Peterson, Rhea y Alvar, 2005). Esta menor intensidad usada en el entrenamiento vino dada por un tiempo de recuperación entre repeticiones y series insuficiente (5 segundos entre repeticiones y 1 minuto entre series), así como un mayor volumen de entrenamiento (tiempo bajo tensión)  (Rhea y col., 2003; Watts y col., 2004; Mirzaei y col. 2008), que no permiten el mantenimiento de una elevada carga durante toda la sesión. En general, calculamos que la intensidad relativa empleada fue alrededor del 70-80% o la correspondiente a cerca de 30 segundos máximos, respecto a cerca del 90% que podría corresponder a una carga compatible con 13 segundos máximos de las SuspMáx.

CAMBIOS A LAS 8 SEMANAS
A las 8 semanas de entrenamiento, el grupo que entrenó con SuspMáx volvió a obtener las mayores mejoras en fuerza frente a los otros dos grupos (28% respecto a 13,9% y 13,4% de  SuspInt_SuspInt y SuspMáx_SuspInt, respectivamente). Probablemente, la utilización del lastre, que produjo mayor mejora de fuerza por una mayor activación muscular y reclutamiento de unidades motoras (Hakkinen y col., 1985a y 1985b;  Sale, 1988; Harris, 2000), posibilitara que en las siguientes cuatro semanas se pudieran usar menores tamaños de regleta para el tiempo de suspensión establecido, lo que permitió mantener el aumento de la fuerza.

Estos cambios en fuerza a las 8 semanas del 28% respecto a los niveles iniciales obtenidas por este grupo son algo inferiores al 35% de cambio en la MCV que obtuvieron Jones y Rutherford (1987) tras un entrenamiento isométrico de 4 x 6 repeticiones de 4 segundos y 2 segundos de reposo al 80% de la MCV durante 12 semanas, y también al 35% de la MCV que encontraron Rich y Cafarelli (2002) tras un entrenamiento de 5 x 10 contracciones máximas  de 3 a 5 segundos durante 8 semanas. Las razones de estas mayores mejoras se pueden atribuir a que estos trabajos se realizaron con personas desentrenadas en fuerza, en los que son esperables mayores mejoras.

No hemos encontrado estudios de entrenamiento estático con deportistas entrenados de una duración mayor a 4 semanas. Sin embargo,  sí se han comprobado mejoras similares a las nuestras de 20 a 30%, medidas con tests dinámicos, en deportistas entrenados en fuerza (Hakkinen, y col., 1985b), ciclistas entrenados (Rønnestad y col., 2010) o en nadadores de competición (Tanaka y col., 1993) que realizaron entrenamientos dinámicos de 1 a 10 RM durante 10 semanas.

Estas mayores mejoras en fuerza que obtuvo el grupo que realizó entrenamiento de fuerza con suspensiones con lastre y posteriormente sin lastre (SuspMáx_SuspMáx) respecto a las de los otros entrenamientos valorados en este estudio, están de acuerdo con los resultados de nuestro estudio anterior (López-Rivera y González-Badillo, 2012) en el que también resultó más positivo para el aumento de la fuerza este entrenamiento que el realizado en el orden contrario (primero suspensiones de fuerza sin lastre y posteriormente con lastre). Sin embargo, tenemos que destacar que las mejoras del 28% obtenidas en TF3 en este estudio resultan superiores al 1,34% del estudio  mencionado. La explicación a este hecho puede estar en el menor nivel deportivo medio y la media de años de experiencia de los sujetos de nuestra muestra (media 8a, mín. 7a, máx. 9a y 11,1 años de experiencia, frente a una media de 8a+/b, mín. 8a y máx. 8c+ y 16 años de experiencia, respectivamente). Tal y como sugieren autores como Hakkinen y col. (1987) y Peterson, Rhea y Alvar (2004), el ritmo de mejora esperable tras un entrenamiento dado disminuye progresivamente cuando mayor es el nivel deportivo y años de experiencia del deportista. A mayor nivel en fuerza o experiencia en entrenamiento de fuerza, menor magnitud en la respuesta adaptativa, y por tanto, mayor debe ser la dosis de entrenamiento de fuerza a aplicar (Hakkinen y col., 1987).

EFECTOS DE LAS SUSPENSIONES INTERMITENTES
El segundo resultado destacable fue que el grupo 2, que utilizó un método que parece más compatible con la mejora de la resistencia, después de unas mejoras triviales a las 4 semanas, a diferencia de lo que ocurrió en los otros grupos, obtuvo las mayores mejoras en fuerza tras 8 semanas (13,9% en TF3 frente a 4,6% obtenida en TF2).

Una posible razón de estos cambios a las 8 semanas puede ser que el entrenamiento que realizó este grupo, con el uso de una elevada duración de cada serie en cuanto a tiempo bajo tensión (TUT = "Time under tension" a partir de terminología anglosajona) (4 a 5 repeticiones de 10 segundos = 40 a 50 segundos por serie), intensidades submáximas y una pausa incompleta entre repeticiones y series (5 segundos entre suspensiones y 1 minuto entre series), se ha sugerido que provoca un efecto de fuerza vía hipertrofia, especialmente por adición de sarcómeros en paralelo (Kraemer y col., 1990; Hakkinen, 1994; Behm, 1995; Robinson y col., 1995; Fleck y Kraemer, 1997; Hoffman y col., 2003; Goto y col., 2005; Toigo & Boutellier, 2006; Ratamess y col., 2007, Willardson, 2007; Miranda y col., 2009) por razones de estrés metabólico debido a las altas concentraciones de lactato y estrés hormonal, probable daño muscular, pero sobre todo por una elevada tensión mecánica (Hakinnen y col., 1994; Goto y col., 2005; Schoenfeld, 2012); sin olvidar los efectos sobre la mejora de la resistencia a la fuerza (Campos y col., 2002), efecto que parece ser más tangible a partir de 6-8 semanas a diferencia de las adaptaciones neurales propias de las primeras semanas de entrenamiento (Hakkinen y Komi, 1985a; Hakkinen y col., 1998; Sale y col., 1998).

Estos resultados del 13,9% de mejora en fuerza obtenidos por el grupo SuspInt_SupsInt a las 8 semanas (que realizó un entrenamiento de 3-5 x 4-5 x 10”:5”/1’) son algo inferiores a la mejora del 33% en la MCV obtenido por electroestimulación del primer interoseo dorsal de la mano por  Davies y col. (1988) con 40 contracciones en series de 10 repeticiones de 10 segundos y 20 segundos de recuperación y 2 minutos entre series durante 8 semanas, así como al 35% de la MCV obtenido por Jones y Rutherford (1987) tras 12 semanas de 4 x 6 contracciones isométricas  de 4 segundos y 2 segundos de recuperación al 80% MCV. También son inferiores al 31% obtenido por Schott y col. (1995) con 10 series de contracciones isométricas de 3 segundos y 2 segundos de recuperación y 1 minuto entre series y por último al 20% de la MCV obtenido por McDonagh y col. (1983) después de 5 semanas de realizar  30 a 50 contracciones contracciones isométricas de los flexores del codo en series de 3 a 5 segundos y 20 segundos de recuperación entre ellas. Una posible razón de que se obtuvieran mayores mejoras en los estudios citados que en el nuestro puede ser que, además de que se usaron protocolos diferentes, ninguno de ellos se realizó con personas entrenadas en fuerza, en los que es probable obtener menores mejoras. En el único estudio que hemos encontrado en el que deportistas entrenados han realizado un entrenamiento isométrico, Gondin y col. (2005) estudiaron los efectos de 32 sesiones x 18 minutos/sesión, con 40 contracciones/sesión de electroestimulación en los extensores de rodilla y observaron alrededor del 6% y 27% de incremento en la MCV a las 4 y 8 semanas, respectivamente. En este caso, las mejoras encontradas a las 4 semanas fueron similares a las obtenidas por nosotros. Sin embargo, las de las 8 semanas resultan algo superiores, problablemente por el efecto de una mayor duración de la tensión muscular (TUT) respecto a la nuestra (máx. 25 contracciones/sesión de 10 segundos cada una), aspecto que algunos autores han sugerido como uno de los aspectos clave en la magnitud de la hipertrofia (Sale y col., 1985 [en Wernborg y col., 2007]) y por tanto, del probable aumento de la fuerza por esta vía.

EFECTOS DE LA COMBINACIÓN DE 4 SEMANAS DE SUSPENSIONES MÁXIMAS Y 4 SEMANAS DE SUSPENSIONES INTERMITENTES
El último resultado destacable fue que el grupo 3, que cambió en esta fase (de la semana 5 a la 8) a un entrenamiento de SuspInt experimentó unas pérdidas del 6% en fuerza respecto a las ganancias obtenidas en TF2 entrenando la fuerza con lastre. Algunas probables explicaciones a esta no mejora pueden ser que el cambio en el tipo de estímulo a un entrenamiento sin lastre y de menor intensidad podría implicar pérdidas en fuerza. En línea de esta afirmación está el TE negativo de 0,31 en 1 RM que obtuvieron Rhea y col. (2003) a las 15 semanas en un grupo que entrenó elevando el número de repeticiones cada 5 semanas, y por tanto bajando la intensidad, pasando de 15RM, a 20RM y 25RM (RLP) respecto a un grupo de control que entrenó en el orden contrario, bajando repeticiones cada 5 semanas de 25RM, 20RM y 15RM durante 15 semanas. Otra razón puede ser que un entrenamiento con pausa incompleta sobre regleta pequeña, más coherente con provocar efectos de la mejora de la resistencia que de la fuerza, provoque una elevada fatiga de la que no se recupere el escalador en 4 semanas, con el consiguiente efecto negativo sobre el test de fuerza máxima. Sin mencionar las implicaciones que puede tener sobre el efecto de las IntHangs, el hecho de que este grupo obtuviera altas mejoras en fuerza en ST2. Presumiblemente, ser capaz de entrenar con este método usando menores tamaños de regleta pudo conducir a gran fatiga por una mayor activación muscular (Ahtiainen & Häkkinen, 2009) (A menor profundidad de regleta, mayor tensión mecánica para mantener el agarre, y más intenso -a nivel físico y mental- resulta el esfuerzo realizado). Como sugieren Anderson y Kearney (1982), la fatiga ocasionada por cada tipo de entrenamiento puede conducir a diferentes efectos en cada caso. En su estudio, los sujetos que entrenaron con mayor volumen (100-150 RM), experimentaron mayores perturbaciones homeostáticas en el músculo.

Por último, debemos tener presente que la variabilidad en algunas características individuales de los participantes, como la distribución de fibras musculares (Thorstensson & Karlsson, 1976; Willardson, 2006) o el perfil genético (Ginszt et al., 2018) que entre otros efectos, pueden llevar a una mayor fatigabilidad, en un pequeño tamaño de muestra como el nuestro (n = 7) pueden tener un gran efecto en la respuesta al entrenamiento (como puede sugerir la alta desviación estándar registrada en este grupo) y por tanto un alto impacto en los resultados.

A la vista de estos resultados, para futuros estudios se podría sugerir evaluar los efectos de una segunda fase de SuspInt de una duración de 8 semanas.

CONCLUSIONES Y APLICACIONES PRÁCTICAS
En resumen, el grupo que obtuvo las mayores mejoras en fuerza a las ocho semanas fue el grupo que hizo SuspMáx. Es reseñable también destacar que el grupo que entrenó con SuspInt experimentó las mayores mejoras en fuerza a las 8 semanas, probablemente debido a un efecto de hipertrofia. Por último, parece que combinar cuatro semanas de SuspMáx y cuatro de SuspInt, aunque harían falta sucesivos estudios, podría no resultar efectivo, presumiblemente por una baja duración en la aplicación del segundo método.
Estos resultados nos sugieren que en escalada, para aumentar la fuerza, especialmente a corto plazo en deportistas experimentados, son más efectivas las SuspMáx. Sin embargo, a largo plazo y para evitar estancamientos en deportistas entrenados, se podría sugerir un programa que secuenciara los métodos valorados en este estudio, lo cual permitiría mayores cambios en fuerza debido a que a los efectos neurales propios del entrenamiento de fuerza con altas intensidades o SuspMáx, se le sumarían los de hipertrofia asociados al entrenamiento con SuspInt, y presumiblemente, también de resistencia.
¿Quién dijo que l@s científic@s son serios y formales? Foto: Real Life Photographs 
¿Nos vemos de nuevo en Chamonix 2018?  Foto: Real Life Photographs

Y HASTA AQUÍ, LA EXPOSICIÓN DEL ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN...AHORA, UNA PEQUEÑA NOTA
Por favor, recordemos que un solo estudio no debería tomarse como definitivo, y que una intervención sometida a evaluación en un estudio científico nunca debería generalizarse y usarse para todos los niveles o tipos de escaladora, como tampoco repetirse una y otra vez. En la misma línea, digamos que no es lo ideal simplemente leer un abstract y ya pensar en extrapolarlo, o aquí en este artículo, saltar directamente a las conclusiones o la infografía inferior y saltarse todo el detalle 😝, que es lo que nos ayuda a relativizar y realmente a aprender). Al margen de comprobarse la efectividad de un determinado método durante un tiempo específico para cualquier población (ya sea en tu experiencia o en un estudio, que es algo estandarizado y cerrado), para deportistas entrenados, se ha comprobado no solo la superioridad del uso de la periodización (variación de parámetros como volumen o intensidad; p.ej., cambiando el nº de series de semana en semana como se hizo en este estudio), sino también la secuenciación de métodos frente a no periodizar, que sería repetir una y otra vez el mismo (Kraemer et al., 2000; Rhea & Alderman, 2004; Grgic et al., 2017). Por ejemplo, cada 4 semanas podríamos cambiar el tiempo de suspensión, o el margen hasta el fallo en las SuspMáx, así como también jugar con el tiempo de reposo en SuspInt...Sin embargo, a la hora de elegir entre métodos y la duración en su aplicación, lo más importante es tener presente que la prescripción del entrenamiento debe ser específica a las necesidades, objetivos y características individuales.

Pero si os parece, en la próxima entrada os sugeriré algunos planes de entrenamiento que pueden ser efectivos.

INFOGRAFÍA RESUMEN
Añadir leyenda

ENTRADAS RELACIONADAS

REFERENCIAS
  • Ahtiainen, J.P. y Häkkinen, K. (2009). Strength athletes are capable to produce greater muscle activation and neural fatigue during high-intensity resistance exercise than nonathletes. Journal of Strength & Conditioning Research 23(4): 1129-1134.
  • Anderson, T., y Kearney, J.T. (1982). Effects of three resistance training programs on muscular strength and absolute and relative endurance. Research Quarterly for Exercise and Sport, 53(1), 1-7.
  • Bollen, S.R. (1988). Soft tissue injury in extreme rock climbers. British journal of sports medicine, 22(4), 145-147.
  • Campos, G. E., Luecke, T. J., Wendeln, H. K., Toma, K., Hagerman, F. C., Murray, T. F. y Staron, R.S. (2002). Muscular adaptations in response to three different resistance-training regimens: specificity of repetition maximum training zones. European journal of applied physiology, 88(1-2), 50-60.
  • Cannon, R.J., y Cafarelli, E. (1987). Neuromuscular adaptations to training. Journal of Applied Physiology, 63(6), 2396-2402.
  • Davies, J., Parker, D. F., Rutherford, O. M. Y Jones, D. A. (1988). Changes in strength and cross sectional area of the elbow flexors as a result of isometric strength training. European journal of applied physiology and occupational physiology, 57(6), 667-670.
  • Davies, T, Orr, R, Halaki, M, and Hackett, D. (2016). Effect of Training Leading to Repetition Failure on Muscular Strength: A Systematic Review and Meta-Analysis. Sport Med 46: 487–502, 2016.
  • Gondin, J., Guette, M.,  Ballay, Y., y Martin, A. (2005). Electromyostimulation training effects on neural drive and muscle architecture. Medicine and science in sports and exercise, 37(8), 1291.
  • Fry, A.C. (2004). The role of resistance exercise intensity on muscle fibre adaptations. Sports medicine, 34(10), 663-679.
  • Ginszt, M., Michalak-Wojnowska, M., Gawda, P., Wojcierowska-Litwin, M., Korszeń-Pilecka, I., Kusztelak, M., Korszeń-Pilecka, I., Kusztelak, M., Muda, R., Filip, A., Majcher, P. (2018) ACTN3 genotype in professional sport climbers. J Strength Cond Res, doi: 10.1519/JSC.0000000000002457.
  • Goto, K., Nagasawa, M., Yanagisawa, O., Kizuka, T., Ishii, N. y Takamatsu, K. (2004). Muscular adaptations to combinations of high-and low-intensity resistance exercises. The Journal of Strength & Conditioning Research, 18(4), 730-737.
  • Grgic, J, Mikulic, P, Podnar, H, and Pedisic, Z. (2017). Effects of linear and daily undulating periodized resistance training programs on measures of muscle hypertrophy: a systematic review and meta-analysis. PeerJ 5: e3695
  • Hakkinen, K., Komi, P.V. y Alen, M. (1985a). Effect of explosive type strength training on isometric force and relaxation time, electromyographic and muscle fiber characteristics of leg extensor muscles. Acta Physiologica Scandinavica 124(4):587-600.
  • Hakkinen, K., Komi, P.V. y Alen, M. (1985b). Effect of explosive type strength training on electromyographic and force production characteristics of leg extensor muscles during concentric and various stretch-shortening cycle exercises. Scandinavian Journal in Sports Science; 7: 65-76.
  • Hakkinen, K., Komi, P.V., Alan, M. y Kauhanen, H. (1987). EMG, muscle fibre and force production characteristics during a 1 year training period in elite weight-lifters. European Journal of Applied Physiology. 56:419-427.
  • Häkkinen, K. (1994). Neuromuscular fatigue in males and females during strenuous heavy resistance loading. Electromyography and clinical neurophysiology, 34(4), 205-214.
  • Häkkinen, K., Kallinen, M., Izquierdo, M., Jokelainen, K., Lassila, H., Mälkiä, E., ... y Alen, M. (1998). Changes in agonist-antagonist EMG, muscle CSA, and force during strength training in middle-aged and older people. Journal of Applied Physiology, 84(4), 1341-1349.
  • Harris, G.R., Stone, M.H., O’Bryant H., Prolux C.M. y Johnson R. (2000). Short term performance effects of high speed, high force and combined weight training methods. The Journal of Strength & Conditioning Research 14: 14-20
  • Hickson, R.C., Dvorak, B.A., Gorostiaga, E.M., Kurowski, T.T. y Foster, C. (1988). Potential for strength and endurance training to amplify endurance performance. Journal of Applied Physiology 65(5):2285-90.
  • Ikai, M. y Fukunaga, T. (1970). A study on training effect on strength per unit cross-sectional area of muscle by means of ultrasonic measurement. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology, 28(3), 173-180.
  • Jones, D.A. y Rutherford, O.M. (1987). Human muscle strength training: The effects of three different regimens and the nature of the resultant changes. Journal of Physiology, 391:1-11.
  • Judge, L.W., Moreau, C. y Burke, J.R. (2003). Neural adaptations with sport-specific resistance training in highly skilled athletes. Journal of Sports Sciences 21(5):419-27.
  • Kraemer, W. J., Marchitelli, L., Gordon, S.E., Harman, E., Dziados, J.E., Mello, R., ... y Fleck, S.J. (1990). Hormonal and growth factor responses to heavy resistance exercise protocols. Journal of Applied Physiology, 69(4), 1442-1450.
  • Kraemer, W.J. , Ratamess, N., Fry, A.C., Triplett-McBride, T., Koziris, L.P., Bauer, J.A., Lynch, J.M., and Fleck, S.J.(2000). Influence of resistance training volume and periodization on physiological and perfor- mance adaptations in collegiate women tennis players. Am J Sports Med 28: 626–633.
  • López-Rivera, E. y González-Badillo, J.J. (2012). The effects of two maximum grip strength training methods using the same effort duration and different edge depth on grip endurance in elite climbers. Sport Technol 5: 1–11.
  • López-Rivera, E., y González-Badillo, J.J. (2016). Comparison of the Effects of Three Hangboard Training Programs on Maximal Finger Strength in Rock Climbers. In Northern Michigan University (Ed.), 3rd International Rock Climbing Research Congress, Telluride, USA 5th-7th August 2016. Telluride (Colorado, USA): IRCRA.
  • McDonagh, M.J.N.; Hayward, C.M. y Davies, C.T.M. (1983). Isometric training in human elbow flexor muscles. The Journal of Bone and Joint Surgery. 65, 3:355-358.
  • Medernach, J.P.J., Klein Der, H., and Tzerich, H.H.H.L.(2015). Fingerboard in competitive bouldering: training effects on grip strength and endurance. J Strength Cond Res 29: 2286–2295.
  • Mirzaei, B., Nia, F. R. y Saberi, Y. (2008). Comparison of 3 different rest intervals on sustainability of squat repetitions with heavy vs. light loads. Brazilian journal of biomotricity, 2(4), 220-229.
  • Morán‑navarro, R, Pérez, CE, Mora‑rodríguez, R, De La Cruz‑sánchez, E, González‑badillo, JJ, Sánchez‑medina, L., Pallarés, J.G. (2017). Time course of recovery following resistance training leading or not to failure. Eur J Appl Physiol. doi: 10.1007/s00421-017-3725-7
  • Peterson, M.D., Rhea, M.R. y Alvar, B.A. (2004). Maximizing strength development in athletes: a meta-analysis to determine the dose-response relationship. The Journal of Strength & Conditioning Research, 18(2), 377-382.
  • Quaine F. y Vigouroux L. (2004). Maximal resultant four fingertip force and fatigue of the extrinsic muscles of the hand in different sport climbing finger grips. International Journal Sports Medicine 25: 634-637.
  • Rhea, M.E., Alvar, B.A., Burkett, L.N. y Ball, S.D. (2003). A meta-analysis to determine the dose response for strenght development. Medicine & Science in Sports & Exercise 35(3)456-464.
  • Rhea, M.R. and Alderman, B.L.(2004).A meta-analysis of periodized versus nonperiodized strength and power training programs. Res Q Exerc Sport 75: 413–422.
  • Rich, C. y Cafarelli, E. (2000). Submaximal motor unit firing rates after 8 weeks of isometric resistance training. Medicine and Science in Sports and Exercise, 32, 190-196.
  • Rønnestad, B. R., Hansen, E.A., y Raastad, T. (2010). Effect of heavy strength training on thigh muscle cross-sectional area, performance determinants, and performance in well-trained cyclists. European Journal of Applied Physiology, 108(5), 965-975.
  • Sale, D.G. (1988). Neural adaptations to resistance training. Medicine & Science in Sports & Exercise 20: S135 - S245.
  • Sánchez-Medina L., González-Badillo J.J. (2011). Velocity loss as an indicator of neuromuscular fatigue during resistance training. Med Sci Sports Exerc 43(9):1725–1734.
  • Schoenfeld, B.J. (2012). Does exercise-induced muscle damage play a role in skeletal muscle hypertrophy?. The Journal of Strength & Conditioning Research, 26(5), 1441-1453.
  • Schott, J., McCully, K., Rutherford, O. M. (1995) The role of metabolites in strength training. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology, 71(4):337-341.
  • Schweizer, A. (2001). Biomechanical properties of the crimp grip position in rock climbers. Journal of Biomechanical 34:217-223.
  • Tan, B. (1999). Manipulating resistance training program variables to optimize maximum strength in men: a review. Journal of Strength and Conditioning Research, 13, 289-304.
  • Tanaka, H., Costill, D. L., Thomas, R., Fink, W. J. y Widrick, J. J. (1993). Dry-land resistance training for competitive swimming. Medicine & Science in Sports & Exercise 25(8): 952-959.
  • Thorstensson, A. and Karlsson, J. (1976). Fatigability and fiber composition of human skeletal muscle. Acta Physiol. Scand. 98: 318–322.
  • Toigo, M. and Boutellier, U. (2006). New fundamental resistance exercise determinants of molecular and cellular muscle adaptations. Eur J Appl Physiol 97: 643–663.
  • Vigouroux, L. y Quaine, F. (2006). Fingertip force and electromyography of finger flexor muscles during a prolonged intermittent exercise in elite climbers and sedentary individuals. Journal of Sports Sciences, 24(2), 181-186
  • Watts, P.B. (2004). Physiology of difficult rock climbing. European Journal of Applied Physiology 91: 361-372.
  • Watts, P. B., Jensen, R.L., Agena, S.M., Majchrzak, J.A., Schellinger, R.A., y Wubbels, C. S. (2008). Changes in EMG and finger force with repeated hangs from the hands in rock climbers. International Journal of Exercise Science, 1(2), 62-70.
  • Wernbom, M., Augustsson, J. y Thomé, R.  (2007). The influence of frequency, intensity, volume and mode of strength training on whole muscle cross-sectional area in humans. Sports Medicine; 37 (3): 225-264.
  • Willardson, J.M. (2006). A brief review: factors affecting the length of the rest interval between resistance exercise sets. J Strength Cond Res 20: 978–984.

7 comentarios:

  1. Hola Eva. Interesantísimo artículo. Vaya por delante mi agradecimiento. Pero queía preguntarte, para el primer método de SuspMáx_SuspMáx, 3 a 5 series, pero ¿cuántas repeticiones en cada serie y cuántos segundos de reposo entre cada repetición? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Gracias por tus palabras. Tienes esa información en cualquiera de las dos infografías. Pincha para ampliar y lo verás.

      Saludos,
      Eva

      Eliminar
  2. Hola eva, fan de tu blog jeje intento ir extrayendo tus conclusiones e intentar adaptarlas a mis entrenamientos con mayor o menor éxito. Hasta ahora estaba haciendo el programa de intermitentes pero siempre me venia a la cabeza este tema de afectando a la fuerza y no a la resistencia, ¿que método me daría mejores resultados? y bien aqui estas tu para responder jeje empezaré a implantar este método e iré viendo que tal me viene ami, la unica duda que me surge es cuantos días a la semana se practicaban las suspensiones y si se realizaban de forma aislada o conjunta con el entrenamiento? Muchas gracias uun saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Populismo",

      Esa información que necesitas está contenida en la entrada.
      Saludos,
      Eva

      Eliminar
  3. Eva, muchas gracias por esta investigación! una pregunta en SuspMáx_SuspMáx: cuantas veces por semana se hicieron las repeticiones?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando,

      Gracias. Puedes encontrar la respuesta a tu pregunta en el artículo.

      Saludos,
      Eva

      Eliminar
  4. Curiosamente, todos los comentarios que habéis hecho hasta ahora a esta entrada, son prácticamente el mismo y por tanto para todos ellos tengo la misma respuesta: leed de nuevo el artículo, y hacedlo tranquilamente y poniendo mucha atención, porque la respuesta que buscáis está en el texto.

    Sé que el artículo es largo y profundo (casi todos los míos lo son), pero precisamente tiene esas características por esta razón: para que contenga tal cantidad de información que pueda contestar a la mayor parte de preguntas que os puedan surgir mientras leeis.

    Saludos y gracias por vuestro interés!

    ResponderEliminar

DADO QUE MI TIEMPO ES LIMITADO, SÓLO CONTESTARÉ LOS COMENTARIOS QUE SE AJUSTEN A LAS SIGUIENTES NORMAS:
- Tengan relación con la entrada a la pertenece.
- Pida información que no esté contenida en la propia entrada (lee o relee atentamente para asegurarte)
- No hayan sido contestados antes en este blog (usa la casilla de búsqueda)
- No sean consultas personales sobre tu entrenamiento, molestias, lesiones, etc. (ej.: me duele ...., qué lesión tengo, qué tratamiento hago, qué opinas de ....entrenamiento, qué te parece si hago ....o ..., etc). Para ello, tal vez te interese mi servicio de asesoramiento online.
Por último, para facilitar la lectura del blog, por favor, plantéa sólo una pregunta/tema por comentario, y que sea lo más concreta y escueta posible.

NOTA: Por favor, no utilicéis este lugar como medio de publicidad. No dejéis links a vuestros sitios webs, o a páginas de venta de productos, etc., en los comentarios.

Gracias por vuestra comprensión